EN LA ESCUELA

Uncategorized
Please follow and like us:
Facebook
Twitter
Instagram

La diversidad de género de un/a niñ* en una escuela representa muchas veces para los profesores y para el resto del personal de la escuela una novedad no siempre fácil de afrontar, por diferentes motivos: la falta de información sobre el tema, la incapacidad de llevarlo de modo positivo y por tanto proactivo y los prejuicios morales de los profesionales implicados. Por esa razón, es posible que el comportamiento del/la niñ* que vive el género rompiendo con las normas y los estereotipos de género resulte interpretado como una afrenta al reglamento escolar o como un problema conductual del/la niñ* o incluso como una inclinación a la rebelión que se debe contener sea como sea, creando de ese modo conflictos y problemas que pueden contribuir al malestar del/la niñ* y, en ocasiones, al abandono escolar.

En realidad, la diversidad de género debería representar una gran oportunidad para aportar reflexiones y emprender actividades en materia de diversidad que beneficien no solo a la personita interesada sino a todo el alumnado y al instituto escolástico en su conjunto. Tratar temáticas extracurriculares como el género, la etnia, la sexualidad, la capacidad funcional, etc. permite generar, al interior de una escuela, esa escuela inclusiva que no solo la convierte en un espacio más seguro para todos sino que facilita también las relaciones con los compañeros y los profesores, transformando el ambiente del centro educativo en su conjunto.

Como madres y padres, es importante tratar de mantener con los profesores de nuestr* hij* una comunicación abierta, sincera y fluida para poder crear una especie de continuidad entre la experiencia del/la niñ* en casa y en la escuela. En caso de que el profesor no se muestre particularmente disponible a aceptar el modo de expresar el género del/la niñ*, será útil buscar dentro de la misma escuela una persona (profesor, director, coordinador, etc.) que demuestre mayor sensibilidad y apertura. La colaboración entre familia y profesores es fundamental para poder reproducir también en la escuela ese clima de serenidad que permita al/la niñ* sentirse tranquil* y aceptad* tal y como es.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *