¿DIVERSIDAD DE GÉNERO? ¿QUÉ QUEREMOS DECIR?

Uncategorized
Please follow and like us:
Facebook
Twitter
Instagram

Diversidad de género o no conformidad de género en la infancia es la expresión más utilizada para referirse a la experiencia de aquell*s niñ*s que no se sienten identificad*s con el género asignado socialmente al nacer a partir de sus órganos genitales o bien que no se adecúan a las reglas sociales que dicha asignación supone. Se trata de niñ*s que viven su género de modo diverso con respecto a lo que dicta la norma social, adoptando principalmente comportamientos considerados más adecuados para el género opuesto. Por poner un ejemplo, l*s niñ*s trans* (o transgénero, con género creativo, variante, expansivo, independiente, fluido, etc.) son aquell*s niñ*s a quienes les  asignaron sexo masculino al nacer que, desde su más tierna infancia, muestran preferencia por juguetes y prendas de vestir considerados más adecuados para las niñas como muñecas, coronas, maquillaje, brillantes, etcétera. O bien aquell*s niñ*s a quienes les asignaron sexo femenino al nacer y que se identifican, por ejemplo, con superhéroes, prefieren actividades y juegos generalmente practicados por los niños y que rechazan vestirse con prendas consideradas típicamente femeninas.Para algun*s de est*s niñ*s, la diversidad se manifiesta únicamente en la expresión del género, es decir, en el modo en el que se expresa el propio sentido de sí mism* mediante una serie de comportamientos y preferencias que se consideran adecuados para un género y no para el otro. Para otr*s, en cambio, la cuestión es un poco más compleja y se refiere a la propia identidad de género, es decir, al proceso íntimo que nos permite identificarnos con respecto a las categorías de género socialmente disponibles. Algun*s niñ*s trans* pueden identificarse, con mayor o menor persistencia, con el género opuesto con respecto al asignado al nacer, otr*s con ninguno de los dos géneros, otr*s incluso con ambos géneros, de manera estable o bien fluida.

Con frecuencia, esta situación puede generar preocupación e incluso verdadero sufrimiento a las madres y los padres que, a falta de información o de posibles referentes claros, terminan por vivir esta experiencia cerrados en sí, preguntándose continuamente en qué se han podido equivocar. Por tanto, es esencial clarificar antes que nada que la diversidad de género no es consecuencia de un error en el modo de criar a l*s propi*s hij*s o de una educación excesivamente permisiva y, solo en contadas ocasiones, se asocia a un evento traumático. En la mayor parte de los casos, los comportamientos de est*s niñ*s deben ser considerados simplemente la natural expresión de la diversidad humana que, como tal, debería ser acogida como recurso y no como problema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *